Colegios de Argentina implementan el método antibullying KiVa

Novembro 9, 2017 às 6:00 am | Publicado em Divulgação | Deixe um comentário
Etiquetas: , , ,

Notícia do site https://www.psyciencia.com/ de 26 de outubro de 2017.

Por Mauro Colombo

Desde el año 2015, en dos colegios de Argentina, se viene aplicando un programa antibullying que redujo en un 80% esta problemática en Finlandia, país donde se creó; y que viene dando muy buenos resultados en otras naciones de Europa.

KiVa, a diferencia de otros enfoques que solo se centran en la relación entre acosador y acosado, cambia la perspectiva desde la que interviene. En dicho método, los observadores, partícipes necesarios y que frecuentemente pasan desapercibidos en la conceptualización de la problemática, son protagonistas a la hora de reducir el acoso escolar.

Experiencias en el país

“Un día le faltó su lapicera, otro día se quedó sin su marcador, al siguiente ya no tenía cartuchera. El chico lo sabía. Sus mismos compañeros de clases eran quienes les escondían sus pertenencias, quienes se burlaban de él, pero no lograba resolver el conflicto por sus propios medios. Entonces, recurrió al equipo de especialistas de su colegio, el Santa María de Salta, quienes ya habían implementado KiVa.”

En marzo de este año, un colegio de la localidad de Pilar fue el tercero en implementar el método, luego de que los padres de una niña con TEA manifestaran a las autoridades escolares que su hija estaba sufriendo acoso escolar de parte de compañeros del curso.

“Los niños con TEA suelen ser víctimas de bullying durante su escolaridad en un altísimo porcentaje”, destacó la psicopedagoga del colegio y responsable de aplicar el método en el mismo.

Características y adaptación en el país

El programa KiVa, a diferencia de otros abordajes, no se concentra puntualmente en la pareja acosador- acosado, sino que además de intentar prevenir y actuar en los estadios iniciales de acoso; busca que quienes son testigos pasivos de los comportamientos abusivos tomen una postura activa en defensa de quien sufre bullying. Para esto, se involucra a todos los actores del sistema educativo: padres, docentes, personal no docente y alumnos, los cuales son capacitados en detectar, prevenir y actuar de diferentes formas frente a situaciones de intimidación o acoso. Incluso el programa cuenta con un juego de ordenador, el cual les permite a los participantes ensayar diversas respuestas ante situaciones novedosas.

A grandes rasgos el programa antibullying cuenta con tres pilares fundamentales: la prevención, la intervención específica y la supervisión.

La primera consta de capacitaciones quincenales donde se abordan cuestiones como que es el bulliyng y que no, así como también que consecuencias produce. La segunda etapa se aplica cuando existe un caso concreto de acoso, y posee un protocolo sistematizado de intervenciones. Por último, en la etapa de supervisión se analizan progresos de las dos anteriores. Aquellos que deseen interiorizarse más sobre el método, pueden leer este artículo ya publicado por Psyciencia.

Con respecto a las adaptaciones culturales, Francisca Isasmendi, responsable del programa en uno de los colegios, comentó:

“En el Santa María tuvimos muy buenos resultados desde su aplicación. El programa, en su parte preventiva, es muy útil, pero también requiere una adaptación a nuestra cultura”. Por ejemplo, en la intervención de la familia. Los chicos finlandeses son mucho más autónomos, pero acá nosotros solicitamos intervención familiar temprana para que sus hijos logren adoptar cambios actitudinales”.

La implementación de programas que han demostrado ser eficaces en otros países del mundo es de destacar. Si bien el fenómeno del bullying parece darse de manera global, Argentina tiene un triste récord en la problemática, ya que según el último informe de Unicef titulado “Posicionamiento sobre adolescencia en el país”, lidera los rankings de acoso escolar de la región. Según se desprende del informe, 4 de cada 10 estudiantes secundarios admiten haber sido víctimas de esta forma de acoso, mientras que 1 de cada 5 refiere sufrir burlas de manera cotidiana.

Fuente: Infobae

 

 

Anúncios

El método KiVa, una idea que está acabando con el bullying

Agosto 23, 2016 às 8:00 pm | Publicado em A criança na comunicação social | Deixe um comentário
Etiquetas: , ,

Texto do site https://psicologiaymente.net/

universia

Marc Rodriguez Castro Psicólogo

En España, el 70% de los escolares de 15 años ha sido víctima o verdugo (en muchos casos, ambos) de bullying, tanto de forma presencial como mediante nuevas tecnologías.

Los expertos señalan que este tipo de acoso existe en todas las sociedades humanas, y han pedido a las escuelas que acepten el problema para poder estudiar e implementar medidas dirigidas a prevenirlo allí donde puede aparecer y hacerlo desaparecer allí donde existe.

El método KiVa es una de las propuestas más prometedoras en este sentido.

Los orígenes del método KiVa

Finlandia es un país que destina grandes recursos a la educación, al ser considerada esta última un asunto de Estado de gran relevancia. En los últimos años el país nórdico se ha propuesto acabar con el acoso escolar y mejorar el sistema educativo en sus distintas vertientes.

Reflejo de ello es que Finlandia ha conseguido en los últimos años el digno primer puesto en educación superior, educación primaria y formación en el Índice de Competitividad Global (ICG) gracias a la importancia que se le da a la educación en los últimos tiempos. Todas las medidas destinadas a la educación han contribuido a crear una potente fuerza laboral con las competencias adecuadas para adaptarse a un contexto socioeconómico en constante cambio y que ha causado altos niveles de desarrollo tecnológico.

El sistema educativo finlandés: uno de los mejores del mundo

Finlandia es actualmente una de las naciones más creativas y innovadoras de la U.E y del mundo, posicionándose en el segundo puesto en el ranking, (el primer puesto lo ostenta Suiza). En el momento en que la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) elaboró el informe PISA, el país nórdico consiguió los primeros puestos en educación.

No obstante, el sistema educativo finlandés no es perfecto: Finlandia también sufre la nefasta epidemia del acoso escolar. ¿Con qué herramienta solucionan el bullying en Finlandia? Pues con el programa KiVa.

El programa KiVa

El término KiVa surge de la unión de las palabras “Kiusaamista Vastaan” (en finlandés, contra el acoso escolar).

Gracias a esta propuesta, Finlandia está consiguiendo erradicar el acoso escolar. Este método es aplicado en el 90% de las escuelas de educación básica, y su éxito es tal que se ha convertido en una herramienta imprescindible a la hora de valorar y escoger cualquier centro del sistema educativo finlandés, tanto para trabajar, en el caso de los profesores, como para estudiar, en el caso de los alumnos.

La etapa de experimentación

El programa KiVa fue creado a propuesta del gobierno finlandés y la comunidad educativa; “El proyecto comenzó a introducirse de forma aleatoria en los colegios finlandés”, explica Christina Salmivalli, profesora de Psicología y una de las inventoras del programa.

Años después se realizó un estudio (uno de los mayores del país, por cierto) para ver cómo evolucionaba el programa y la incidencia que este tenía en los alumnos. Los resultados fueron apoteósicos: el programa KiVa había disminuido todos los tipos de acoso en los institutos y colegios. El cerco al bullying había empezado a funcionar. De hecho, el acoso escolar desapareció en el 80% de los centros escolares. Cifras espectaculares que, lógicamente, han despertado el interés de la comunidad educativa internacional.

Resultados a largo plazo contra el bullying

Al cabo de un año los investigadores se percataron que el número de niños y adolescentes que padecían acoso escolar habían disminuido un 41%. Pero el método no sólo resolvió el problema sino que el programa también potenció el confort de los alumnos y la motivación de estos a la hora de estudiar, disparándose a través de este modo las buenas calificaciones.

La embajada de Finlandia en Madrid afirma que un 98 por ciento de los 1.000 colegios que colaboraron en el programa en 2009 creyeron que la vida escolar había mejorado significativamente durante el primer año en el que se comenzó aplicar el método KiVa, algo que confirman numerosos estudios.

Es tal el éxito del programa que el método KiVa ha recibido el Premio Europeo de Prevención del Crimen en 2009, entre otros.

Una de las mejores maneras de entender el potencial de este programa KiVa contra el acoso es a través de un ejemplo. En la escuela Karamzin tenían un problema grave de acoso escolar, por lo que el programa KiVa se puso en marcha en la escuela durante el 2008: durante el primer año de implantación se redujo el acoso escolar en un 60%.

¿Cómo funciona el método KiVa?

El método utilizado en el programa KiVa consiste en no centrarse en la dialéctica de la confrontación entre víctima y acosador (ni tratar a la víctima para que sea más extravertida ni intentar cambiar al acosador para que desarrolle empatía) sino que se basa en la actuación sobre los alumnos testigos que se ríen de tal situación.

En muchos casos, estos espectadores interiorizan que lo que pasa es normal, incluso divertido, aunque tengan una opinión subyacente diferente. Lo que se pretende hacer a través del método es influir en dichos espectadores para que no participen indirectamente en el acoso. Si esto se consigue, el acosador, que necesita de reconocimiento para proseguir con el bullying, deja de acosar a causa de que no le aporta ningún beneficio.

En resumen, el programa de basa en intentar que los espectadores no les rían las gracias a los jóvenes que son la parte agresora en el acoso. Sencillo, pero eficaz.

Los detalles del programa

En el programa KiVa los estudiantes son instruidos en unas 20 clases a los 7, 10 y 13 años (edades clave en el desarrollo del menor) para identificar las diferentes formas de bullying. De este modo ya son concienciados desde bien pequeños.

Hay diez temarios y trabajos que se realizan a lo largo del curso y en donde se enseñan valores morales como la empatía y el respeto por los demás. Se utilizan gran cantidad de recursos: charlas, videojuegos, manuales para el profesorado, vigilancia en el recreo, largometrajes… incluso un buzón virtual para denunciar si son testigos o víctimas de acoso escolar.

El equipo KiVa

En toda escuela el director elige un equipo KiVa integrado por tres adultos que detectan y investigan los casos de acoso escolar.

Primero determinan si el acoso es puntual o continuado. Después hablan con la víctima para tranquilizarla. Posteriormente hablan con los acosadores para sensibilizarlos y con los testigos, que son la piedra angular del programa, de esta forma se consigue reducir el acoso escolar.

El potencial del método

Este drástico cambio en una serie de escuelas finesas puede dar una idea de los cambios cualitativos a nivel social que este tipo de programas podrían tener no solo en las escuelas, sino en los diferentes estratos culturales de personas adultas educadas mediante estos métodos.

Si ya desde las etapas más tempranas somos educados para no apoyar pasivamente actos de violencia de este tipo, es concebible que la mentalidad de los adultos también cambie en muchos sentidos. Solo el tiempo dirá si este tipo de cambios culturales repentinos llegan a darse. Las repercusiones del programa KiVa pueden ir mucho más allá de la lucha contra el bullying, pueden ser la semilla para una sociedad más justa, solidaria y cohesionada.

http://www.kivaprogram.net/

La excelencia educativa también pasa por una lucha eficaz contra el acoso escolar

Agosto 21, 2015 às 12:00 pm | Publicado em A criança na comunicação social | Deixe um comentário
Etiquetas: , , , , , ,

texto do site http://www.eldiario.es de 4 de agosto de 2015.

el diario

Eduardo Azumendi

El programa finlandés Kiva contra el ‘bullying’ se aplica ya en el 90% de las escuelas de Finlandia, un país que es una referencia a nivel mundial por sus métodos y resultados educativos.

El objetivo es disminuir y prevenir el acoso escolar y garantizar un ambiente de aprendizaje tranquilo y seguro para todos.

El acoso escolar se ha convertido en una lacra, en uno de los problemas más serios e importantes a los que se enfrentan las escuelas en todo el mundo. Al bullying, tal y como se conoce a este fenómeno por su nombre en inglés, se ha sumado en los últimos años el ciberbullyin, que tiene las mismas características, pero q se hace a través de las nuevas tecnologías. Desde 2007, la iniciativa finlandesa Kiva, que en finlándes coloquial se usa para describir algo agradable y, al mismo tiempo, es el acrónimo de Kiusaamista Vastaan (contra el acoso escolar), ha triunfado en el país nórdico y ya se ha exportado a más de una decena de países. El objetivo de esta iniciativa desarrollada por la Universidad de Turku es disminuir y prevenir el acoso escolar y garantizar un ambiente de aprendizaje tranquilo y seguro para todos. Para los profesionales nórdicos, la excelencia educativa de su sistema escolar (reconocido habitualmente por los resultados de los exámenes PISA) pasa por una lucha eficaz para erradicar el acoso escolar. Y según los resultados, Kiva lo está consiguiendo.

En Filandia, ya se aplica en el 90% de las escuelas y contar, o no, con este proyecto ya es una condición que muchos profesores y alumnos tienen en cuenta a la hora de elegir un centro en el que trabajar o estudiar. En esencia, los estudiantes asisten en tres etapas de su vida escolar —a los siete, los 10 y 13 años de edad— a una veintena de clases en las que aprenden a reconocer el acoso y donde realizan ejercicios para mejorar la convivencia.

En cada centro que adopta Kiva hay un equipo de profesores que son los que actúan en caso de denunciarse un caso, pero son todos los docentes los que están atentos a posibles conflictos y los que avisan al equipo Kiva para que intervenga. En cada colegio hay un equipo Kiva, que se ponen a trabajar en cuanto tienen conocimiento de un caso de acoso escolar o ciberbullying en el centro. En primer lugar, actúan como filtro, para reconocer si se trata de un acoso sistemático o algo puntual. Después se reúnen con la víctima para dale apoyo, ayudarla y tranquilizarla. También hablan con los acosadores para que sean conscientes de sus acciones y las cambien.

Por lo general, el acosador es apercibido y cesa en su actitud. Pero también hay casos difíciles, que pueden llevar a los docentes a cambiar a la víctima de grupo. El equipo Kiva se compone de maestros que el propio director suele elegir teniendo en cuenta sus cualificaciones universitarias en temas relacionados con la violencia escolar o estudios de comportamiento de grupos, entre otras disciplinas. El trabajo de los docentes es a su vez seguido por los investigadores de la Universidad de Turku, que mediante encuestas periódicas observa la implementación y el resultado del programa.

A diferencia de otros modelos que se centran exclusivamente en la víctima y el acosador, Kiva hace hincapié en el grupo, donde están el resto de personas que no acosan. Solo observan, son los testigos. “No hay que cambiar la actitud de la víctima, para que sea más extrovertida o menos tímida, sino influir en los testigos. Si se consigue que no participen en el acoso, eso hace cambiar la actitud del acosador. El objetivo es concienciar de lo importante de las acciones del grupo y empatizar, defender y apoyar a la víctima”, recalcan los especialistas.

El programa contra el acoso fue impulsado por el Gobierno finlandés tras un par de episodios muy violentos: dos tiroteos en dos escuelas en 2007 y 2008.

Prevalencia

Lorea Sarrionandia, psicóloga de profesión y experta en el tratamiento del acoso escolar, recalca que hay que saber diferenciar entre enfados, problemas y peleas. “Es frecuente que los estudiantes tengan problemas entre ellos, pero eso no es bullying. Para estar ante un caso de bullying se tiene que repetir a lo largo de semanas y meses insultos y humillaciones. Es decir, que se repitan los malos tratos psicológicos, físicos y verbales”. Sarrionaindia, quien ha participado en los cursos de verano de la Universidad del País Vasco en una ponencia sobre cómo detectar el bullying, recordó que en 2005 se hizo un estudio de cuál era la prevalencia del bullying en Euskadi. La tasa de victimización en Primaria fue de un 5,8%. De secundaria un 3,8%. “Normalmente pensamos que las tasas más altas de bullying se dan en la adolescencia o en el instituto. Pero los datos demuestran que la probabilidad más alta se da en 5º y 6º de primaria, cuando los niños tienen entre 10 y 13 años”.

El sexo también tiene importancia en estos conflictos. “Las peores actitudes son de los chicos. En las chicas, sin embargo, es más común que se hable mal de los demás”. Los comportamientos más frecuentes son los verbales. “Las agresiones graves se dan en muy pocas ocasiones, las más frecuentes son las leves”.

Sobre los profesores: El 38,5% de los alumnos de primaria y el 24% de los de secundaria creen que los profesores sí que castigan los malos comportamientos. Pero el 8,5% de primaria y el 29,1% de secundaria creen que los profesores tienen una actitud pasiva y que no hacen nada ante un caso de acosso.

KiVa Antibullying Program

http://www.kivaprogram.net/


Entries e comentários feeds.